Viajar a Sevilla y Cadiz con mi Fujifilm X-T1 ha sido un auténtico placer. He vuelto a la esencia, simplemente andar por las calles cámara en mano, mirar, esperar y disparar. La luz de Andalucía en otoño es una maravilla y el sistema X de Fuji es discreto, práctico y facilita el trabajo del fotógrafo increíblemente. Proporciona una sensación de libertad de movimientos envidiable por otras cámaras que para llegar al mismo nivel de calidad necesitan un tamaño e inversión mayor.

Contrátame!

5 + 3 =